La Grand Terminal Central: Un Lugar Con Historia
ny_estacion_central

Nueva York, una de las metrópolis más grandes del mundo, guarda un lugar icónico en sus calles. La Gran Terminal Central es una joya arquitectónica cuando hablamos de estaciones de trenes, de hecho, de estaciones de transporte público a nivel internacional.

Ubicada en la calle 42, entre los edificios MetLife Building (antes Pan Am Building) y el Chrysler, muy cerca de la Biblioteca Pública de Nueva York, lo que la hace aún más visitable.

Con un estilo arquitectónico Beaux Art (características de simetría, con espacios nobles y esculturas de figuras) su vestíbulo es la atracción más reconocida del lugar, un sitio que te hará marearte de no saber para dónde más mirar sin dejar de sorprenderte. Las más de 100,000 personas que caminan a diario para tomar el tren con la ruta adecuada a su destino provocan que el ruido en el reloj central sea arrebatador y placentero.

A pesar de ser una obra maestra, hubo un tiempo en que se consideró la idea de demolerlo para construir edificios más grandes y costeables, descubre qué fue lo que sucedió en la siguiente línea del tiempo:

ny_estacion_concourse

Historia

1871- Es construida con el nombre de Grand Central Depot y renombrada más delante como la Grand Central Station. Miles de personas estuvieron presentes en la estación ferroviaria más grande del mundo en aquella época. Fue la primera en el país destinada únicamente a trenes eléctricos. Se tardó más de 10 años en construirse y costó en aquel entonces más de 80 millones de dólares.

1913- Es inaugurada el 2 de febrero como la Grand Central Terminal gracias al magnate Cornelius Vanderbilt, empresario de la era victoriana que hizo su fortuna conectando las diferentes capitales y pueblos de Estados Unidos con vías ferroviarias.

Años 50- Con la llegada de los automóviles, el innvodaor viaje en avión y las nuevas zonas residenciales, hicieron que los trenes cayeran en desuso. Por estos motivos y el incremente de suelo en Manhattan, la Grand Central pendía de un hilo.

1963- Se vende la parte norte del terreno que ocupaba la Gran Terminal Central para salvar a la estación de un rotundo cierre permanente. Posteriormente, se construye el Pan Am Building, hoy el MetLife Building, que se alza aún en el extremo de Park Avenue, siendo uno de los edificios más grandes del país.

1968- La terminal vuelve a estar en peligro de cerrar sus puertas. Se propuso nuevamente vender otra parte del terreno justo encima de la estación, lo que hubiera robado gran parte de la belleza arquitectónica. Pero la oposición del pueblo junto con personalidades públicas como Jacqueline Kennedy Onassis, consiguieron que nombraran a la estación un edificio histórico emblemático, cortando así cualquier plan de construcción.

Ahora que ya conoces la historia de este hermoso lugar, podrás entender e imaginar cada detalle que lo conforma y lo hace un punto de encuentro único y enriquecido de arte y cultura.

ny_estacion_fachada

Escultura en la Fachada

Se llama “La gloria del comercio” y representa a Minerva, Mercurio y Hércules. Pesan 1.500 toneladas y miden más de 20 metros, fueron talladas por separado y se unieron en el exterior de la terminal. Debajo está el reloj de cristal de Tiffany, el más grande del mundo con 4 metros de diámetro.

El Techo: Lo Más Distintivo de la Estación

En el increíble techo color aguamarina podrás encontrar un cielo estrellado con unas 2,500 estrellas y las constelaciones del zodiaco entre los meses de octubre a marzo.

Uno de los datos interesantes de esta parte de la terminal es que dicen que los artistas que crearon esta pintura lo hicieron de una forma errónea, pues los signos no están en el orden correcto y parece como si se estuviese viendo de arriba hacia abajo y no al revés como solemos hacerlo, de abajo hacia arriba.

ny_estacion_reloj

Mítico Reloj

Se encuentra encima del Punto de Información del vestíbulo principal, un artefacto bellísimo que quedarás hipnotizado al ver cómo va avanzando cada segundo.

Es el único reloj en el interior que no está adelantado por 1 minuto ya que está conectado al reloj atómico del Observatorio Naval de Bethesda.

The Dining Concourse

En la planta baja de la terminal el Dining Concourse, una sala pequeñas estaciones de distintos restaurantes, como el Shake Shack, para los pasajeros que buscan un bocadillo rápido antes de subir al tren.

El más antiguo y emblemático es el “Oyster Bar”, un restaurante especializado en marisco que funciona desde que la estación se inauguró en 1913.

Pista de Tenis

El Club de Tenis Vanderbilt está escondido en el cuarto piso y está abierto al público, o a cualquiera que esté dispuesto a pagar entre 90 y 260 dólares por hora, dependiendo de la hora del día y del día de la semana.

Como puedes ver, la Grand Central Terminal mantiene una historia increíble con diferentes personajes que la hicieron posible hasta el día de ahora. Si tu próximo destino es Nueva York, no dejes afuera de tu recorrido este icónico lugar de la calle 42.

Incluso, si tienes la oportunidad, compra un ticket para abordar cualquiera de los trenes que salen de esta estación tan majestuosa y conoce más allá de la fachada.

 

Información Sobre el Artículo
La Grand Terminal Central: Un Lugar Con Historia
La Grand Terminal Central: Un Lugar Con Historia
A pesar de ser una obra maestra, hubo un tiempo en que se consideró la idea de demolerlo para construir edificios más grandes y costeables, descubre qué fue lo que sucedió en la siguiente línea del tiempo
Editor
Tu Experiencia
Logo